Mejorando la salud y forma física de las personas.

Cannabis sativa: propiedades medicinales

El uso de la planta de la marihuana en nuestro país se remonta a tiempos ya pasados: en La Colonia, las flores de la planta eran vendidas por curanderos y su uso médico-ritual era bien conocido, aunque se le consideraba un vicio de los sectores más marginados de la sociedad. En aquél entonces, a la planta se le conocía como cáñamo, y se trató de utilizar su tallo en la industria textil. (Shievenini, J.)

Con el tiempo, el nombre evolucionaría hasta convertirse en el que conocemos hoy: marihuana (o mariguana), y sus múltiples apodos. Y aunque su uso recreativo es penado en nuestro país y todo lo que tenga que ver con la planta (desde la planta misma hasta su comercio/transporte/posesión) es de naturaleza ilegal, vale la pena hacer un recuento de la otra cara del cannabis: su uso medicinal.

Los tres compuestos encontrados en mayor concentración dentro de la planta del cannabis son el THC, el CBD y el CBN.

El THC, o tetrahidrocannabinol, es el compuesto químico más estudiado de la planta, ya que es el responsable de la mayoría de sus efectos físicos y psicoactivos.
Entre sus usos medicinales se encuentran la estimulación del apetito y la reducción de nauseas, propiedades analgésicas y antiinflamatorias, es un antioxidante moderado y es útil para mitigar espasmos y temblores.

El CBD, o cannabidiol, es otro compuesto encontrado en la planta del cáñamo. Ésta no presenta propiedades psicoactivas pero se destaca por sus propiedades medicinales, la más interesante siendo que induce la muerte de células cancerígenas sin dañar otras células del cuerpo. Otras propiedades destacadas son la reducción de convulsiones en personas con epilepsia, como auxiliar en el control de la depresión y la ansiedad, así como sus efectos antiinflamatorios, analgésicos y antieméticos (náuseas y vómitos).

El CBN, o cannabinol, es el tercer cannabinoide más conocido; es psicoactivo, como el THC, y también cuenta con su surtido de propiedades medicinales, entre las cuales destacan la supresión de la función inmunológica celular, su efecto antiemético y anticonvulsivo; sin embargo, todas estas propiedades se encuentran más presentes en el THC y en el CBD.

Por supuesto, dar a conocer las propiedades medicinales de la planta no implica que esté invitandolos a ustedes, lectores, a cosumirla, pero sí me parece importante considerar todos los factores posibles a la hora de tomar una decisión en cuanto al consumo de cualquier sustancia, ilegal o no.
Así, podemos tomar decisiones más asertivas y cuestionar de manera más oportuna la visión que tiene nuestro páis, su gobierno y nosotros mismos, de esta planta.

Referencias:
Schievenini, J. (2014) Isaac Campos, Home grown: marijuana and the origins of Mexico’s war on drugs. Recuperado el 10 de Enero de 2017, de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-26202014000100010
Cannabis Consciente. (2015) THC, CBD, CBN. Recuperado el 10 de Enero de 2017, de: http://www.cannabisconsciente.com/thc-cbd-cbn/