Mejorando la salud y forma física de las personas.

La importancia de un entrenamiento integral

Piensa en la manera en que entrenas. Tal vez vayas al gimnasio, practiques algún deporte o bailes o corras o hagas algo que te permita mantenerte en forma.

¿Has pensado en todas las dimensiones que gobiernan sobre tu cuerpo? Nosotros no somos sólo fuerza o resistencia, estamos regidos (o deberíamos ser más conscientes de que estamos regidos) por un balance de diferentes habilidades: el equilibrio, la velocidad, la coordinación, la destreza, la fuerza, la resistencia y la flexibilidad son algunas de las habilidades físicas, y hasta cierto grado intelectuales, que nos permiten llevar a cabo nuestras actividades de manera óptima.

He visto, y conocido, personas que pasan todo su tiempo de entrenamiento en el gimnasio, haciendo un mismo patrón de movimientos una y otra vez, sudando haciendo gestos de mucho esfuerzo. Por otro lado, también he conocido gente que sólo hace estiramientos, y por ende es extremadamente flexible. Están también los que pertenecen a equipos representativos y pueden correr muchos kilómetros o son los mejores en el deporte que practican; ellos complementan su entrenamiento yendo al gimnasio, pero muy pocas veces me he encontrado a alguno en una clase de algo diferente a lo que le manden a entrenar.

Y no está mal, pero yo creo que alguien que entrena debería hacerlo enfocado en mejorar todas sus habilidades por igual. Claro, habrán competencias que les sirvan más que otras en las actividades específicas que practiquen más, pero alguien verdaderamente profesional no descuida ni un ámbito de su formación.

En mi experiencia, desarrollar nuestras habilidades a un máximo nivel nos permite estar en un proceso de mejora continua, lo que no sólamente quiere decir que estaremos saludables pero también que seremos mejores cada día. Seremos más rápidos, más ágiles, más flexibles, más fuertes, con un mejor equilibrio, y si entrenamos de forma verdaderamente completa, nuestra mente irá a la par de nuestro cuerpo.

Pero no me crean a mí: vayan y hagan lo que más les guste y empiecen a complementarlo poco a poco con nuevas actividades: TRX, yoga, pilates, natación básquetbol, gimnasia, parkour, etc.
Si me lo preguntan a mí, la capacidad de mover mi cuerpo como yo quiera es lo que le da sentido a la juventud, porque ¿cuándo sino ahora es que nuestro cuerpo puede estar en su máxima y mejor forma?.

Pruebenlo y verán.
Aprovechen su juventud y su vigor; mejor aún: explótenles.