Mejorando la salud y forma física de las personas.

¡Ésto es algo que nunca deben hacerle a su piel!

El proceso de maquillarse es algo que nos gusta a la mayoría. Se siente casi terapeútico tener un rato a solas consigo misma y ¡resaltar los rasgos que más nos gustan! Salir en fotos, andar por la calle, tener una noche para cenar con las amigas, todas éstas situaciones ameritan querer resaltar nuestra belleza.

Y aunque es una maravilla ir maquillada por la vida, el encanto y emoción de estar con base y labial mágicamente desaparece cuando llega la hora de dormir.

“Ya es muy noche”. “Muero de sueño”. “Es maquillaje orgánico”. “En la etiqueta dice que puedo dormirme maquillada”. Todas estas y muchas más son las excusas que ponemos más seguido que no y la razón es que simplemente ¡nos da flojera desmaquillarnos! Ponernos las mil cremas desmaquillantes en la cara para terminar con una buena lavada y más hidratante parece poco apetecible. Al final, es mucho más fácil optar por dormirse maquillada.

¡Pero no sabemos que daño le hacemos a nuestra piel al hacer eso!

La base, además de unificar nuestro tono de piel, tapa nuestros poros. Aunque no suele ser dañino si se usa por sólo unas horas, el no desmaquillarse en la noche no permite que nuestra piel obtenga el respiro que necesita.

Si ésto se convierte en un hábito el sudor, suciedad y grasa que naturalmente son expulsados por nuestra piel día a día se acumule, lo que genera acné, irritación e incluso severas reacciones dermatológicas.

Tampoco es recomendable usar simplemente las toallitas desmaquillantes tan populares ya que estas no eliminan al 100% el conjunto de maquillaje que usamos. Lo ideal es eliminar toda la pintura con los respectivos productos y siempre lavar nuestra cara al terminar. Ahora si, ¡listas y frescas para dormir!