Mejorando la salud y forma física de las personas.

Unas cuantas verdades sobre la ingesta de alcohol.

El beber alcohol es un hábito encontrado en diversas culturas alrededor del mundo: en algunos lugares tiene una connotación ritual, en otras es parte de las tradiciones y en otras simplemente se hace por ocio.

La cultura mexicana tiene un poco de los tres: se bebe mezcal, pulque y tequila, licores nuestros, con orgullo y brío, y también se beben para seguir la fiesta, y también bebemos ron con cola, vodka con jugo de naranja y diferentes tipos de cerveza bien para disfrutar el sabor o bien para disfrutar los efectos del alcohol en nuestro organismo.

De cualquier manera, vale la pena saber algunas cosas respecto a lo que pasa en nuestro cuerpo cuando ingerimos bebidas alcohólicas.
Primero, el alcohol no nos nutre de ninguna manera: el agua en el que está disuelto lo lleva dentro de nosotros, y hay bebidas con cierto contenido que sí puede ser aprovechado por nuestro cuerpo, como en la cerveza o en el vino, pero el alcohol en sí no puede ser metabolizado; éste simplemente es almacenado hasta que puede ser expulsado a través de la orina pero si antes de que esto suceda los niveles son demasiado altos, es que comenzamos a sentir sus efectos. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, lo que quiere decir que nos “entume” de cierta manera; algunas de las sensaciones que podríamos tener son alegría y confianza, pero después estas se verán convertidas en mareo hasta que, en un extremo, perdemos la conciencia, y más allá, morimos debido a una intoxicación alcohólica.

La cantidad de alcohol encontrada en una solución es la que determina qué tan rápido éste nos intoxicara en relación directa con su ingesta, así que si bebemos un vaso de cerveza definitivamente no nos emborracharemos tanto como si bebemos un vaso con la misma cantidad de vino, tequila o aguardiente.

La cruda es una consecuencia de la ingesta desmedida de alcohol, y más específicamente se ve relacionada con la pureza de este. El alcohol que es apto para la ingesta es el etanol, y mientras más pura es una solución alcohólica en base a su contenido de etanol más cara se vuelve. Las bebidas alcohólicas baratas pueden estar diluidas con metanol, el cual es altamente tóxico. La cruda es coloquialmente relacionada con un consumo absurdamente alto de alcohol, y sus efectos son resentidos al día siguiente: dolor de cabeza, malestar estomacal y alta sensibilidad al sonido y a la luz; sin embargo, la cruda se ve más directamente relacionada al ingreso de metanol en nuestro organismo, lo cual nos lleva a una intoxicación mucho más rápida.

Finalmente, es bueno resaltar que no es necesario consumir alcohol para pasar un buen rato, y definitivamente el exceso en la ingesta de este puede llevar bien a historias muy graciosas o totalmente catastróficas: es extremadamente fácil ponernos en situaciones riesgosas, desde accidentes automovilísticos hasta mantener relaciones sexuales sin protección, caídas, golpes, problemas personales o con la ley.

Como con cualquier otro escenario, beber, y finalmente el ingerir cualquier tipo de sustancias, es completa, final y únicamente responsabilidad nuestra, así que ahora que sabes de qué se trata beber, hazlo con gusto y también con precaución.

tony