Mejorando la salud y forma física de las personas.

Sol V.S tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, es la que nos protege del exterior y nos permite poder exponernos al astro rey, sin embargo la piel como todo es delicada y si bien es resistente a los rayos de luz del sol tiende a llegar a un punto de quiebre después de una larga exposición, lo cual puede producir una serie de daños que van desde pequeñas imperfecciones como manchas o pecas hasta daños muy graves como lo es el cáncer de piel.

La luz del sol no es del todo mala, de hecho nos trae muchos beneficios entre los cuales encontramos que nos mejora el ánimo, nos da calor, fortalece los huesos, nos ayuda a la producción de melanina, entre muchos otros. Por otro lado una exposición muy pero muy prolongada podría tener efectos perjudiciales tales como queratosis actínica, cáncer cutáneo o de piel, carcinomas basocelulares entre otros, la principal causa está en que los rayos UV del sol afecta el ADN de las células sanas provocado daños en el mismo que podrían desencadenar mutaciones; es difícil que el ADN mute por esta causa, sin embargo en la actualidad factores como la contaminación ambiental han logrado que los rayos UV penetren con mayor potencia lo cual agrava la situación y sumando una larga exposición se está buscando el daño.

Algunos consejos para evitar ser víctima de alguna de estas afecciones es el no exponerse a la luz solar en las horas centrales del día, entre las 12 y 16 horas del día ya que en este horario es donde los rayos solares atacan con mayor fuerza, también el uso de cremas hidratantes ayuda a mantener la piel en las mejores condiciones para salir a la exposición solar ya que una piel reseca es más propensa a sufrir daños; un factor de protección UV en alguna crema o protector solar directamente también es un gran aliado ya que asegura un alto nivel de cuidado durante el día. Así que ya lo sabes, más vale prevenir que lamentar.